SÁBADOS FLAMENCOS

25 de Marzo de 2017

JESÚS CHOZAS (cante)

JUAN ANTONIO MUÑOZ (guitarra)

 

 

 

El pasado Sábado, 25 de Marzo, sonó el flamenco más clásico en la Casa de Andalucía en Rivas, pues ese es el tipo de flamenco que los dos protagonistas del hecho entienden y profesan desde hace ya bastantes años: el clásico, 
que no significa para nada, como algunos pretenden, inmovilista y 
anclado en el pasado.

El cantaor Jesús Chozas y el guitarrista Juan Antonio Múñoz hicieron 
gala de sus grandes conocimientos y poder de comunicación haciendo un 
generoso recital lleno de enjundia.

 


Desde el primer momento en que Jesús se dirigió al escenario, andando 
entre los asistentes, haciendo unos bellos cantes de trilla y besana 
hasta el final por magníficos fandangos del Sevillano, el Gloria. 
versión Varea, Fregenal y Torre, todo fue una verdadera exibición de 
cantes dichos con propiedad y empaque.

A los cantes de besana le siguieron los de Levante: Minera, murcianas y 
verdial minero, todos con aroma de carburo.

Después vino una farruca bien matizada.

A continuación Jesús dijo soleares trianeras recordando a su principal 
creador y propagador, Silverio. Y remató la serie con una soleá 
petenera. Acerca de este cante habría bastante que hablar, pero este no 
es el momento. Todo hecho con conocimiento y mucho temple.

Del extenso mundo del cante abandolao nos regaló dos espléndidos 
fandangos de Lucena, otro del Cayetano Muriel (también de Lucena, 
claro), una tremenda javera, una rondeña de Morente inspirada en Rafael 
Romero y un gran cante de Francisco Gálvez Gómez "Yerbagüena".

En el intermedio Juan Antonio hizo un expléndido solo por granainas con 
recuerdos al Concierto de Aranjuéz, que tanto encaja en este toque.

Ya en la segunda mitad Jesús cantó:
- Livianas, haciendo dos livianas grandes, una doble y una tona-liviana 
rematadas con el cante de la cañailla María Borrico.

- Media granaina y granaina en el orden establecido por el conformador 
de estos cantes Dn. Antronio Chacón, después alterado por capricho de 
la flamencología. Bellisimas ambas.

- Estupendas bulerías del Sevillano.

- Seguiriyas acordándose del Sr. Molina. Lacherna y cabal de Silverio. 
¡Conmovedoras y a raja vaso!.

- Los fandangos mencionados al principio, del Sevillano, del Gloria, de 
Fregena y de Torre.

Y Juan Antonio flamenquísimo siempre, ¡lo que ya no es noticia!, y 
asistiendo a Jesús en todo momento.

De los recitales que no se olvidan
José Luís Galvez Cabrera