SÁBADOS FLAMENCOS

6 de Mayo de 2017

YEYE DE CÁDIZ(cante)

JOSÉ MANUEL CHAMERO(guitarra)

 

El pasado sábado Antonio López Olmo “YEYÉ DE CÁDIZ” actuó en la Casa de Andalucía en Rivas acompañado por el guitarrista José Manuel Chamero.


Nacido en el flamenquísimo barrio gaditano de Santa María que tantos artistas ha dado, el más importante Francisco Antonio Enrique Jiménez Fernández “El Mellizo”.

 

Antonio hace honor a su cuna siendo uno de los cantaores que mejor dice los cantes de su tierra y, además, su profundo conocimiento del flamenco le permite hacer cualquier estilo con total solvencia y la enjundia que cada cante requiere.


“El Yeyé” perteneció de joven a una comparsa llamada “Los Beattles de Cádiz”, de ahí su nombre artístico, de donde salió para dedicarse al flamenco.

 

Muy pronto sus condiciones hicieron que recorriera el mundo cantando para el baile en compañías punteras: Antonio, Manuela Vargas, María Rosa y Joaquín Cortés.

 

Después se estableció en Japón regentando un tablao de su propiedad durante bastantes años, volviendo a España por los años 80 para incorporase al tablao Torres Bermejas donde compartió escenario con los mejores: Camarón, Lebrijano, Güito, etc.

 

En 2004 se presentó al Nacional de Córdoba y ganó el premio “Camarón de la Isla”, lo que le permitió grabar su disco “Puerta Tierra”. Más tarde grabaría otro en 2008, “Llega lejos Andalucía” y en 2013 otro más, “Color café”.

 

 


Los cantes de su recital fueron:


Tanguillos, un derroche de arte, compás y sal gaditana.


Tres buenos tarantos, dichos con mucha entrega.


Cinco soleares, dos de Alcalá, una de Frijones, otra de creación propia- Antonio es un creador nato- y un remate por Cádiz. Todas con mucho temple y enjundia.


Alegrías, en este cante Antonio se desborda, ¡espectacular!


Una caña al más puro estilo del gran Rafael Romero, hecha con personalidad y “arrimándose”.


Un recuerdo al gran Manuel “Caracol”: “El carcelero”, flamenquísimo.


Cinco seguiriyas para enmarcar, hechas con garra y mucha emoción: dos de Paco la Luz, otra con aromas de “Tío José de Paula”, una más de Manuel Torre y remate de los Puertos, de Luis el del Cepillo. ¡Sensacional!


Y otro derroche de gracia: Bulerías gaditanas evocando, con mucha personalidad, al gran Chano Lobato.


Y a todo esto José Manuel Chamero asistiendo al cantaor con flamenquería y respeto. 


Al final del recital y cuando sólo quedábamos los “recalcitrantes habituales”, Antonio nos regaló generosamente unos sentidos fandangos de Huelva y unos cuantos cantes de corte sudamericano , acompañándose el mismo con la guitarra.


¡Arte por los cuatro costaos!


JOSÉ LUÍS GÁLVEZ CABRERA